viernes, 19 de diciembre de 2008

Lo POSITIVO y NEGATIVO de una vacación en pareja


Toda pareja necesita de un tiempo a solas. Una vacación es ideal para encender la chispa del amor; sin embargo, muchas de ellas llegan a la ruptura cuando vuelven a casa.
“¡Trabajo todo el día! Y por esta razón no puedo pasar mucho tiempo con mi pareja”, reclama Andrea.
Es común que las relaciones de pareja se dejen a un lado y se vean seriamente afectadas por la rutina. El acelerado ritmo de vida, el estrés y el exceso de trabajo, entre otras cosas, suelen determinar el tiempo que una persona dedica a su media naranja. “Cuando llegan las vacaciones, cada miembro de la pareja se da cuenta de que, por primera vez en casi todo un año, tienen la única oportunidad de pasar más tiempo juntos,” explica la terapeuta familiar Scherezada Exeni.
Sin embargo, las vacaciones también pueden desgastar la relación, ya que en ese tiempo de estar taaan juntos, cada miembro puede hallar diferencias en su amado o amada, que no se notaron antes por la forma de vida que lleva cada uno.
Entonces, tras evaluar tu relación, decide si hacen ese viaje o se toman juntos la vacación, pues tiene cosas buenas y malas...
LO POSITIVO DE UNA VACACIÓN
“Sentíamos que era urgente realizar un viaje juntos. Necesitábamos recuperar la chispa con la que empezó nuestro amor. Hicimos un viaje y la pasamos como nunca. Volvimos más enamorados”, dice Carola (34).
Y eso ocurre cuando la pareja no ha tenido mucho tiempo para compartir uno con el otro, sin importar el tiempo que están en la relación. Por eso, el estar juntos es más sabroso.
Cuando se planean las vacaciones en pareja, tanto uno como otro ponen la ilusión y las ganas necesarias para que todo salga perfecto; empero, a veces pueden estropearse como consecuencia de roces inevitables, fruto de la convivencia. “Para tener una vacación inolvidable, cada uno debe poner todo de su parte. Lo importante es saber entenderse y sobre todo soportarse fuera de la rutina del trabajo y la ciudad”, explica la sicóloga Tatiana Jáuregui.
Un viaje es adecuado para recuperar los sentimientos que tal vez se han desvanecido. “La idea es aprovechar al máximo el tiempo en pareja, este es el ejercicio más aconsejable. Y qué mejor si se lo realiza fuera del lugar donde viven, ya que hay que escapar de la monotonía”, comenta la sicoterapeuta Giovanna Machicao.
En estos viajes, la comunicación es fundamental. “Hablar con la pareja es importante para comprenderse. Si algo te disgusta, hazlo conocer. Pero, no sólo hay que comunicar lo malo, es favorable comentar lo feliz que uno está con el otro”, dice Exeni,
Otro detalle para el éxito del viaje está en el trabajo en equipo, pues si hay tareas que llevar a cabo, tanto del hogar como de otro tipo, tienen que ser labores de dos.
Los planes empiezan entre dos y avanzan en el momento que deciden dónde ir de vacación. No siempre se puede estar de acuerdo en todo lo que decidan, por eso es importante que haya acuerdos con el fin de que ninguno se sienta excluido.

LO NEGATIVO DE UNA VACACIÓN
Esos días de relax son para disfrutar de paseos románticos y cenas a la luz de la luna... estas son algunas actividades emocionantes para una pareja. Pero aunque no lo creas, son muchas las separaciones que se producen después de las vacaciones. “Uno de los principales motivos de las rupturas de pareja, tras las vacaciones, es que durante este periodo hay una convivencia real. En una vacación, la pareja ve sus diferencias, lo que puede provocar el surgimiento de discrepancias que antes eran justificadas por el estrés y trabajo”, explica Exeni.
Los problemas comienzan frecuentemente en casa. Planificar el viaje hace notar las diferencias a la hora de elegir el destino de las vacaciones. Las mujeres desean unas vacaciones relajantes para escaparse de su rutina sea en lo laboral o familiar. En cambio, los varones prefieren un viaje de aventura, lleno de deportes. “Es aconsejable adaptarse a los objetivos del otro para lograr que la convivencia tan intensa que se produce durante las vacaciones sea satisfactoria”, explica Jáuregui.
De vuelta a casa, algunas relaciones de pareja empiezan con el quiebre. “A veces, durante las vacaciones, uno o los dos miembros de la pareja se percata de que las cosas no son cómo pensaba o deseaba. Cuando el exceso de intimidad agota y frustra a la pareja, ciertamente hay un problema. Y lo peor que puede pasar es que muchas veces, sin analizar la situación y sin darse un tiempo, se tomen las medidas más drásticas y se decida terminar con la relación”, sostiene Exeni.
Toda pareja necesita, para realimentar su amor, espacios propios. Sin gente a su alrededor; ni hijos ni familia ni amigos ni televisor. Sin embargo, esta propuesta tiene un riesgo, puede ser que se den cuenta, al estar solos, que ya no tienen mucho que compartir.
Para no llegar a este punto es imprescindible entablar un diálogo sincero durante la etapa vacacional y sobre todo coincidir en la planificación, desde el lugar hasta el dinero.
Otros tips
• A planificar. Antes de salir, comparte un momento junto a él y sean sinceros con lo que quieren hacer. ¿Playa o montaña?, ¿relax o reventón? El objetivo es llegar a un acuerdo que agrade a ambos, pero realista, tampoco es bueno que esos días se hagan difíciles.
• A tomar el control. Durante la vacación habrá momentos tensos y discusiones tontas. Cambia el dramatismo por el sentido del humor y ponte en el lugar de él. Hay que aprender a disculparse y perdonar. No es lógico que vuelvas a casa por un berrinche.
• Paciencia y más paciencia. Prepárate para pasar mucho tiempo junto a él y para compartir espacios. Aprende a ser tolerante y comprensiva. Y es que la convivencia hace afrontar situaciones nuevas. Respeta su forma de ser y no te rías de sus locas manías.
Texto: Iván Paredes. Foto: Dreamstime. Expertos consultados: Scherezada Exeni, terapeuta familiar; Tatiana Jáuregui, sicóloga; y Giovanna Machicao, sicoterapeuta.


Fuente:

La Razón

19 de Diciembre de 2008



No olvides visitar