miércoles, 10 de diciembre de 2008

El exceso de amor no siempre es bueno



Basar la autoestima o la felicidad de uno exclusivamente en la relación de pareja, constituye un problema emocional que puede llegar a causar depresión o/y ansiedad, reveló un estudio de la Universidad de Houston en Estados Unidos.
De acuerdo con el documento, este impacto puede generar un daño colateral en la relación, que lejos de ayudar, puede ocasionar una ruptura.
Especialistas en la materia explican que algunas personas llegan a medir su autoestima únicamente por el resultado de esa relación, lo que psicológicos denominan como Relationship-Contingent Self-Esteem (RCSE) o alteraciones relacionadas con la pareja.
"Los individuos con altos niveles de RCSE están muy comprometidos con sus relaciones, pero también corren el riesgo de quedar devastados cuando algo va mal, aunque sea un problema menor", explica el profesor de psicología Chip Knee, director del grupo de investigación de Relaciones Interpersonales y Motivación de la Universidad de Houston.
Knee comenta que este fenómeno puede provocar depresión y ansiedad ante un incidente menor o una discusión sin importancia con la pareja, lo que genera que el individuo con problemas emocionales no pueda enfrentar las dificultades.
Esta condición pone en riesgo de sufrir serios cambios de humor después de rupturas sentimentales, divorcios o simples retos normales en cualquier relación conyugal. Identificar este problema durante sus primeros estadios, explica Knee, puede ayudar a prevenir esas respuestas negativas ante la adversidad o a que las parejas identifiquen si son compatibles o incompatibles.
El estudio "RCSE. Subidas y bajadas de las relaciones románticas" se llevó a cabo con la participación de 198 individuos, los investigadores descubrieron es que "las personas con altos niveles de RCSE se sienten peor consigo mismos durante los momentos negativos de su relación sentimental", independientemente de por qué se había producido ese suceso o quién tenía la culpa.
Además, dice Knee, los individuos que sufren este problema son más propensos a reaccionar de forma más emocional ante cualquier situación que envuelva a su pareja. En lugar de tratar de analizar y mirar con perspectiva la situación para afrontarla mejor, actúan impulsiva e inmediatamente.
"Inmediatamente se sienten conectados personalmente con cualquier situación negativa en la relación y sufren ansiedad, se deprimen y se vuelven más hostiles", explica Knee.
Con información de latercera.com


Fuente:

El Universal

10 de Diciembre de 2008



No olvides visitar