martes, 9 de diciembre de 2008

Cuidado con la laca en el embarazo


La exposición a la laca durante el embarazo puede aumentar el riesgo de bebés nacidos con malformaciones en el sistema genito-urinario, según un estudio del Imperial College de Londres que publica la revista Environmental Health Perspectives.
Los autores del estudio aseguran que las mujeres que están expuestas a los ftalatos, unos compuestos químicos que se emplean para ablandar el plástico y que están presentes en la laca, podrían corren mayor riesgo de tener hijos con hipospadias, una anomalía congénita que evita que el pene se desarrolle
correctamente.
Los investigadores aclaran que el peligro no está en el uso doméstico de la laca, sino en el caso de las mujeres embarazadas que están expuestas a mayores dosis por razones de trabajo, como en el caso de las peluqueras o trabajadoras de centros de belleza.
No obstante, el profesor Paul Elliot, del Imperial College de Londres, quiso evitar el alarmismo y manifestó que no está demostrado al 100 por ciento que la laca, o los ftalatos que contiene, tengan relación directa con este defecto genital.
''Las mujeres no deben alarmarse. El estudio añade un poco más de información sobre la percepción médica general que se tiene de estos compuestos químicos, pero será necesario seguir investigando para demostrar que la relación existe'', dijo Elliot.
Las mujeres que tomen hasta dos vasos de bebida alcohólica no parecen tener un mayor riesgo de fibrilación auricular, una alteración del ritmo cardíaco, según un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association (JAMA).
Hasta ahora, las investigaciones realizadas para evaluar los efectos de un consumo regular de acohol sobre el riesgo de padecer una fibrilación cardíaca, una palpitación irregular del corazón, habían arrojado resultados poco coherentes.
Varios de esos estudios habían establecido un vínculo muy claro entre un consumo moderado y elevado de alcohol y el riesgo de fibrilación en los hombres, pero no en las mujeres, explicaron los autores del trabajo.
Esos estudios no contaban en su muestra con una cantidad suficiente de mujeres como para mostrar resultados verosímiles; en cambio, el nuevo estudio se realizó con 34,715 mujeres de más de 45 años que gozaban de buena salud al inicio del estudio clínico.•


Fuente:

El Nuevo Herald.com

9 de Diciembre de 2008



No olvides visitar