miércoles, 1 de julio de 2009

8 fallos a la hora de buscar pareja


Manuela (38) está muy contenta con su vida. Tiene un buen trabajo (diseñadora de interiores) que además le encanta, y en su tiempo libre organiza conferencias literarias, que ha ampliado enormemente su círculo de conocidos. Sólo en el amor no es tan afortunada como en el mundo profesional: lleva cinco años soltera y recientemente se enamoró de la persona equivocada. “siempre me enamoro de la persona que no toca”, dice con tristeza. Además siempre encuentra alguna pega a todos los que se interesan por ella: o llevan unas gafas espantosas, o no son suficientemente cultos, etc. “Es que tengo mis exigencias”, dice defendiéndose. “Además me agobia cuando alguien está las 24 horas pendiente de mi…” ¿Alguna vez has tenido pensamientos de este tipo?
Si la respuesta es positiva, has de saber que tener estos prejuicios son fatales a la hora de buscar pareja. Desde el PARSHIP.es te damos algunos consejos:
1. Siempre me enamoro de la persona que no debo
Cuando se repiten los fracasos, a veces surge un sentimiento de merecida culpa. Pero este rol de víctima, aunque parezca paradójico, también tiene sus preferencias. Al fin y al cabo quien se siente culpable no está siempre pensando en tener la moral constantemente alta, y está bien como está. Además hay mucha gente atraída por este tipo de personas. Por ejemplo: chicas atractivas que prefieren ser encontradas antes que buscar ellas, mayoritariamente son buscadas por hombres con un gran ego.
2. Tengo grandes pretensiones
“Quien no encaja, es rechazado desde el principio.” También este tipo de pensamiento puede ser un mecanismo de protección. A la hora de buscar pareja, hay que intentar liberarse de todos los clichés y abrir el horizonte, para que nadie sea descartado desde el principio.
3. Quien sea simpático conmigo no me interesa
¿Qué es lo que nos gusta de la gente que no son amables hacia nuestra persona? Sin duda es un fenómeno bien raro que nos gusten más las cualidades de la persona que no muestra prácticamente ningún tipo de afecto a aquellas que están constantemente mandando señales. Pero que haya alguien que mande mensajes de correo bonitos y simpáticos no significa que por eso haya que descartarlo de buenas a primeras. Hay que elegir siempre con la cabeza y el corazón, es decir, que te guste y que sepas que tú le gustas también. Porque no hay nada más bonito que querer y ser querido.
4. Si hay alguien sin pareja es que en algo falla
Todos tenemos nuestras peculiaridades (ya sea deporte favorito, coleccionar objetos o hobbies). Pero no por eso hay que dejar de interesarse por la otra persona. Sigamos con el ejemplo de los hobbies: si a la otra persona le encanta el fútbol y cada domingo va al campo (y a ti no te gusta nada), ¡no hay problema! Porque haya diferencias no significa que no vaya a funcionar en el amor. Además, en PARSHIP.es tienes la certeza de que todas las personas están decididas a encontrar pareja, por lo que las diferencias en gustos serán algo que nunca jugarán en contra. ¡Todo lo contrario!
5. Necesito mi espacio
Si un hombre o una mujer se encierra demasiado en su autonomía, puede significar tener miedo a no querer lo suficiente o lo contrario, querer demasiado. Para la psicóloga Leticia Brando es un paso muy importante “darse cuenta en algún momento de la importancia del amor en una relación.” No es un paso nada fácil, ni mucho menos, pero tampoco significa que haya que dejar absolutamente todo por el amor. Hoy en día hay muchas formas de vida conjuntas, como por ejemplo vivir en pareja pero en viviendas separadas. Eres libre para elegir el tipo de vida que quieras llevar, llevando una relación llena de amor pero sin perder ese punto de independencia.
6. Para muchos soy demasiado independiente
A muchos hombres les da seguridad los clásicos roles entre hombre y mujer. Pero a otros les gusta también conocer a una mujer independiente que sea ella quien lleve el peso de la relación. ¿En alguna ocasión te da miedo mostrar tu independencia y enseñar que eres una mujer “fuerte”? Prueba en la próxima cita jugar un poco con otras actitudes, sin llegar a ser la típica cursi (y nunca sin dejar de ser tú misma, está claro). A veces un poco de experimentación nos da puntos de vista que nos hacen ver todo más claro.
7. Demostrar que quiero algo serio es echar todo a perder
No es un problema decir que te gustaría tener una relación a largo plazo para que todo quede claro desde el principio entre la otra persona y tú. Pero hablar ya en la primera cita de convivir, boda o crecer juntos quizá no es el mejor tema para hablar, ¿no crees? Puede hacer pensar a la otra persona que es el remedio para la enfermedad. Casos como éste hay muchos, como nos cuenta Marta (34): “En una ocasión, después de la segunda cita, me preguntó si quería comenzar a buscar un piso para compartir juntos”. Otro caso parecido, como el que relata Renata (43): “Me sentí muy presionada porque ya en la primera cita hablaba de hacer un viaje juntos, y la verdad, ¡me pareció demasiado rápido! En un futuro tal vez, pero no se puede preguntar en la primera cita. ¡Todavía ni sabía si me gustaba esa persona!”
8. Sólo jugando siguiendo las reglas puedo tener éxito
Por mucho que todos los consejos sugieran lo contrario: el amor no es un pastel que se cocine sólo utilizando una única receta. Hay muchas, y casa persona ha de buscar su receta según sus gustos. Como la regla de no tener sexo hasta la tercera cita. ¿Tiene que ser a rajatabla? Para nada. Cada uno ha de decidir cuando puede haber y cuando no. Es así de sencillo. Siempre hay que mantenerse fiel al pensamiento propio, y sin dejarse influenciar por la posible pareja o por cualquier consejo que se lea. ¡Se fiel a ti mismo!
Este tipo de pensamientos que hemos detallado en esta lista pueden a veces dar una falsa sensación de seguridad y fortaleza. Algunos de ellos los tenemos ya muy asentados desde hace tiempo, pero hay que hacer el esfuerzo de ver las cosas como son: muchos de estos pensamientos son puras trabas a la hora de buscar pareja por Internet (¡y en la vida real también!) Pero ver el problema e intentar solucionarlo sin duda es el primer paso para tener una búsqueda mucho más exitosa. ¡Mucha suerte!


Fuente:

El Correo Digital

01/07/09



No olvides visitar