jueves, 16 de julio de 2009

Maquillaje, todo sobre el blush


Para darle un toque de calidez a tu rostro, este básico del maquillaje es ideal para que tus mejillas luzcan lindasLinda todo el día
El blush o rubor, le da un toque de calidez y dulzura a tu rostro, además añade profundidad, color y forma a tus mejillas, acentuando tu belleza interior.
Sin embargo, debido a que existe una extensa gama de tonos, elegir el adecuado no es tarea fácil.
Escoge el tono perfecto
La elección del rubor que mejor te va es un ejercicio de error y ensayo, similar al que realizas cuando buscas la base, el corrector o sombras para tus ojos.
Por fortuna, los tonos que encontramos hoy en día son bastante amplios, adaptándose al color de tu piel con facilidad.
Beige: Este tono es ideal para quedar súper natural.
Además es el color ideal para corregir y afinar.
Evítalo si tu piel es demasiado blanca.
Marrón: Da un efecto más intenso y sofisticado.
Úsalo con cuidado en poquita cantidad porque el exceso puede endurecer tus facciones.
Rosa: Es increíble para iluminar ciertas zonas de la cara y de noche es el protagonista principal ya que la luz eléctrica le dará a tu cara una luz natural.
Evítalo si tu cutis es mate.
Magenta: Queda muy bien en pieles rosadas, sólo cuida que cuando lo apliques la brocha esté poco cargada porque es un color difícil de difuminar y pueden quedar manchas.
Toma en cuenta lo siguiente…
Considera el tipo de blush que vaya mejor con tu piel, el que viene en crema es el más adecuado para pieles secas ya que la mantienen hidratada.
publicidadEl de tipo polvo le da un tono mate a la piel grasa luego de aplicar el polvo traslúcido.
1. Si tu piel es clara, elige colores suaves como el mauve, rosa o ciruela.
2. Tonos naranja, cobre, almendra o melocotón quedan preciosos en pieles de tono medio.
3. Para pieles más oscuras lo mejor son los tonos rojizos, los cuales aplicados y difuminados ligeramente, resaltarán la candidez de tus mejillas.
La intensidad determinará tu apariencia final.
Si es muy fuerte lucirás como un payaso, pero si es muy ligero, entonces no se notará.
Aplica cantidades mínimas hasta gradualmente conseguir el tono adecuado.
Prueba con un blush con brillo o el uso de bronceadores para lucir una piel bañada por el sol.
Tipos de blush
Cremoso: Fue creado para pieles secas, es mitad crema y mitad polvo, dura bastante y es resistente al agua. Es ideal si buscas un look natural y debes aplicarlo con una esponja de látex seca o la yema de los dedos y difuminarlo con pequeños golpes hasta que se funda bien en la piel.
En polvo: Es especial para la piel grasa, tiene hidratantes que evitan que la piel se vea seca y sin luz. Los hay opacos para el día y satinados para darle énfasis a ciertas partes de tu rostro.
Aplícalo con una brocha mediana según tu forma de cara y esfuma con la misma brocha para que no parezca manchado.
Líquido: Es bastante difícil de usar porque no es fácil de esfumar. Para evitar manchas, aplícalo de manera rápida porque seca enseguida, con una esponja de látex húmeda.


Fuente:

EL MAÑANA

16/07/09



No olvides visitar