jueves, 23 de julio de 2009

Crea un spa a tu medida


Corren tiempos difíciles y mucho más para nuestro cuerpo al que castigamos constantemente. Interminables horas delante del ordenador, los atascos en el coche, la silla de la oficina y los maletines de trabajo repletos de documentos y un portatil que parece que cada día pesa más. Los dolores de espalda se multiplican, las cervicales piden auxilio mientras nuestras lumbares nos recuerdan que la edad comienza a pesar. Podemos prevenir todos estos síntomas con un poco de cariño y paciencia.
Estamos hartos de oír que tenemos que modificar nuestra postura en la mesa de trabajo, no coger a los niños tanto, no cargar con demasiado peso... pero la cruda realidad es que no podemos hacer otra cosa. No tenemos tiempo para pararnos a pensar si la butaca es o no ergonómica, si la espalda está recta cuando me agacho a recoger los juguetes que hay esparcidos por el suelo.
Por ello, porque somos conscientes de lo caro que está el tiempo, os proponemos unas pequeñas recomendaciones que os ayudarán a intentar combatir el estrés y mejorar vuestra calidad de vida.
Siempre que hablamos de técnicas de relajación hemos de orientarnos hacia el oriente, ya que de allí parten la mayoría de tradiciones y terapias. Esta cultura tan ancestral, que por fin comienza a formar parte de nuestras vidas, nos brinda la oportunidad de conocer el Tai Chi. Esta práctica te enseña a relajarte desde el movimiento. La filosofía sobre la que se sustenta es que la vida es un constante cambio y movimiento. Debemos equilibrar nuestra energía vital y armonizar nuestro interior de manera que esto se pueda trasmitir a nuestro cuerpo.
Tai Chi
Es muy sencillo y se puede realizar a cualquier hora del día. Coge un cd de música clásica o instrumental, relajante pero a la vez que tenga ritmo. Ponlo en una habitación que esté bastante oscura. Comienza el baile de pié con los brazos pegados al cuerpo, si te apetece subir el volumen adelante. La clave es liberarse mediante el movimiento. Escucha la música. No te muevas. Respira profundamente. Deja que la música, poco a poco, penetre por todos los poros de tu piel y llegue a todas tus articulaciones, que haga conjugar a todos tus músculos en un baile fruto de tu interior.No tengas vergüenza, agita todo tu cuerpo, deja que tu espíritu se libere mediante el baile. Levanta los brazos y balancéate de un lado a otro, como si el viento fuera quien te empujase.Finaliza ubicando los brazos en la posición inicial. Puede que seas escéptico al principio, pero conforme vayas practicando más a menudo notarás que te sientes más ligero y relajado.
Trucos caseros
Si ves que lo tuyo no son los bailes en la oscuridad te ofrecemos algunas opciones más asequibles. - Estirarse: al levantarte por la mañana, deja que todo tu cuerpo se prepare también para la dura jornada que le espera. - Caminar: De esta manera ejercitaremos un poco los músculos. Si no les entrenamos conseguiremos que se atrofien y que las contracturas, por falta de musculación, aparezcan con más rapidez. El deporte idóneo para cuidar nuestra espalda es la natación, pero para ello precisaremos de un tiempo extra que en muchos casos no poseemos. - Respirar: Párate a respirar, estés donde estés, en el trabajo, en el metro, en el ascensor. Cualquier momento es válido para inundar nuestros pulmones de aire y dejar la mente en blanco por unos instantes. - Baño: Date el gusto de prepararte una bañera relajante y olvídate de todos los problemas mientras te encuentres sumergido en la misma. Si sientes alguna parte de tu cuerpo dolorida especialmente aprovecha para realizar esos movimientos de los que te quejas. Sentirás una leve mejoría.
Masajeadores para tu hogar
Existe una gama de productos de tecnología y diseño que gozan de prestigio y confianza en Europa y USA que por fin llegan a España. La empresa americana HoMedics permite que nos relajemos y cuidemos de una manera fácil y asequible. Conseguirás todo lo necesario para crear un ambiente sin igual en casa. Disfrutar de una sesión de salud, relax y belleza sin necesidad de tener que acudir a un centro especializado o un SPA.Encontramos diferentes tipos de productos que se adecuan a cualquier situación en la que nos encontremos. Pueden ser portátiles, de mano, ajustables a sillas, cojines de shiatsu y mini spa para los pies.
La belleza es algo muy frágil que debemos cuidar día a día. Tenemos que mimarnos tanto por dentro como por fuera, de nada sirve que aprendamos a maquillarnos como las estrellas y a vestir como modelos si nuestro rostro da signos de dolor y estrés. Es tu oportunidad de combatir contra aquello que te limita a diario, los dolores y el cansancio. No dejes que tu vida cotidiana haga mella en tu cuerpo, aprende a cuidarte.


Fuente:

Europapress.es

23/07/09



No olvides visitar