jueves, 23 de julio de 2009

Las vacaciones y la pareja


Conoce las razones.Días de relax, paseos románticos por la orilla del mar, cenas a la luz de las velas... son algunos de los planes más placenteros para realizar en pareja en los días de vacaciones. Pero curiosamente son muchas las separaciones que se producen después de las vacaciones. Conoce las razones.Mucho tiempo libreUno de los principales motivos por los que aumentan las rupturas de pareja tras las vacaciones es que durante este periodo se tiene una convivencia de 24 horas diarias, mientras que en días cotidianos de ajetreadas jornadas laborales es imposible pasar tanto tiempo juntos.Es esta cantidad de tiempo libre para estar juntos la que hace en muchas ocasiones que la pareja se dé cuenta de sus diferencias, lo que provoca que surjan desacuerdos que durante el año eran justificados por el estrés y el trabajo.Es muy frecuente que las parejas crean que las vacaciones serán un periodo en la relación en el que viajar podría solucionar los problemas acumulados durante el año. Sin embargo esto resulta todo lo contrario, al tener más tiempo para hablar y reflexionar, salen a la luz incompatibilidades que se habían mantenido ocultas y surgen como insalvables.Vamos a la playa. No, a la montañaLos problemas comienzan frecuentemente antes de salir de casa, durante la planeación del viaje. Los desacuerdos al elegir el destino de las vacaciones son el primer obstáculo a superar.• Las mujeres en general deseamos unas vacaciones relajantes para desconectarnos de la agobiante rutina y de las dificultades para llevar nuestra vida familiar y laboral, que son malabarismos diarios que no nos permiten disfrutar de nuestra pareja al máximo.• En cambio los hombres no valoran tanto la comodidad de un hotel, la mayoría de ellos prefieren los viajes de aventura y las actividades deportivas.Dime a dónde vas y te diré cuál es el problemaEl lugar que eligieron para disfrutar de unas idílicas vacaciones también puede influir en sus discusiones:• Si el viaje es más relajado, las discusiones pueden surgir por el exceso de tiempo libre en compañía, algo que en muchas parejas no es habitual durante el resto del año.• Los viajes algo estresantes donde hay que decidir cada día qué lugar visitar, dónde comer o en qué hotel dormir pueden ocasionarles problemas debido a las opiniones y deseos opuestos.• Hay viajes y lugares que nos cambian. Al descubrir una cultura distinta o una nueva forma de ver la vida, es frecuente que nos replanteemos nuestra propia existencia, que nos demos cuenta de que no estamos aprovechando nuestra vida como deberíamos o que nos preocupamos por cosas insignificantes. Esta necesidad de cambio en muchos casos afecta a la pareja.Consejos para una intensa convivencia• Es imprescindible que lleven a cabo las aficiones que tienen en común y si hay alguna actividad que sólo uno de ustedes disfruta, debe hacerlo por su cuenta. Ésta es una forma de darse un respiro y no estar todo el tiempo juntos.• Los días de vacaciones son el momento ideal para analizar los pros y los contras de la relación, meditar y dialogar en pareja.• Convivan esos días con la mentalidad abierta al cambio y con mucha predisposición para una intensa convivencia.• Si tienen hijos, les conviene organizar las actividades de forma que disfruten de los niños, mas no pierdan algunos momentos íntimos entre ustedes. 23 de julio de 2009 (Agencias)


Fuente:

DERF

23/07/09



No olvides visitar