lunes, 13 de julio de 2009

Cómo blanquear las axilas



Se trata de una imperfección estética más común de lo que se piensa, sólo que muchas chicas prefieren disimularla o no hacer mención de ella por pena; lo cierto es que si la piel de las axilas se vuelve oscura es porque algo está afectando su salud y, por ende, su belleza
9/Jul/2009


Aunque nadie tiene garantías para librarse de este problema, es cierto que las mujeres se encuentran más expuestas a sufrir alteraciones estéticas en sus axilas debido al uso de desodorantes y la agresión ocasionada por distintos métodos de depilación y factores ambientales como Sol, viento o humedad.Asimismo, ellas son las más afectadas en cuanto a su apariencia, pues el oscurecimiento de esta delicada parte de la piel puede impedirles el uso de ropa fresca, como blusas sin mangas, o incluso vestidos de noche, limitando sus posibilidades y generando inconformidad o molestia por su imagen.Para acabar con este problema, debe tenerse en cuenta que las causas de esta condición son muy variadas y que por ello es necesario estudiarlas y realizar sencilla observación para determinar cuál es la solución más indicada.Rastreando las causasDistintos factores pueden ocasionar alteraciones en la coloración de la piel de las axilas, entre ellos encontramos:Acumulación de células muertas. Suele ser la causa más frecuente y, afortunadamente, la más fácil de tratar. El oscurecimiento aparece paulatinamente y su principal síntoma es mal aspecto; no suelen presentarse dolor ni comezón.Predisposición genética. Queda de manifiesto cuando los padres tienen axilas oscuras. De manera hereditaria, ellos transmiten propensión a la producción extra de pigmento en estas delicadas regiones de la piel; las imperfecciones pueden incluir lunares, pecas o manchas de la edad.Alergia. Se distingue porque la piel se irrita y arde cuando entra en contacto con algún producto empleado con fines de belleza.Infección bacterial. Se parece mucho a la alergia, sólo que la persistencia de ardor o comezón no depende de la aplicación directa de un producto.Además, hay otros elementos que pueden agravar el problema del oscurecimiento de la piel, siendo más común el uso de algunos desodorantes o antitranspirantes, ya que el perfume que contienen puede generar manchas al contacto con la luz solar; asimismo, si las fragancias poseen concentración muy alta, es mayor la posibilidad de padecer alergia.Por si fuera poco, muchos de estos productos contienen alcohol, sustancia que vulnera los tejidos y fija células muertas y bacterias, ocasionando alteraciones en la pigmentación de la piel.Otro aspecto a tomar en cuenta es la forma de depilación a la que se recurre. El afeitado es una técnica que se distingue por su rapidez, pero lo cierto es que irrita mucho y vuelve a la piel extremadamente sensible a los efectos del Sol; asimismo, algunas cremas para retirar el vello contienen productos químicos muy fuertes que pueden desencadenar reacciones estéticamente desfavorables.Soluciones, ¡claro que hay!En primera instancia, cuando se presentan las manchas por predisposición genética, sin irritación ni dolor, se recomienda el uso de cremas cuya sustancia principal sea hidroquinona.Empero, antes de iniciar el tratamiento hay que tener en cuenta que las axilas son una parte muy sensible de nuestro cuerpo, por lo que primero se aplicará pequeña dosis del producto en otra zona, como la parte interna del antebrazo, por ejemplo, para observar posibles reacciones; si no hay molestias, se procederá a usar, pero siempre en forma cauta. Esta medida también se recomienda si se emplean otros remedios, como los naturistas.En caso de acumulación de células muertas, una de las soluciones más sencillas y efectivas es favoreciendo la regeneración de los tejidos. ¿Cómo se logra esto?, limpiando la zona con ayuda de un estropajo y jabón normal o para aclarar la piel (como el de avena); asimismo, y de manera profunda, es factible emplear una crema exfoliadora creada para eliminar las capas superiores de la dermis, hecho que promueve el surgimiento de nuevas células de mejor aspecto.Cualquiera de estas dos opciones requiere poco tiempo, aunque es más efectivo el uso de cremas, las cuales, salvo especificaciones contrarias en su instructivo, se aplicarán mediante masaje circular máximo 4 minutos, y luego se enjuagarán; pueden emplearse una vez a la semana, y en pieles sensibles o resecas una vez al mes. Nuevamente, cabe hacer la recomendación de que tanto el exfoliante como el jabón para aclarar sean probados antes de su aplicación en otra zona de la piel para comprobar que no habrán reacciones adversas.Por lo que respecta a los problemas ocasionados por el rasurado de las axilas, hay ocasiones en que el empleo de otros sistemas, como la depilación con cera, es suficiente para erradicar el problema. Además, estos procedimientos retiran el vello desde la raíz, por lo que su regeneración es más lenta y la piel se libera durante semanas de posibles irritaciones.De igual manera, el mal aspecto de la piel puede deberse al empleo de alguna crema cuyas sustancias sean muy fuertes para los tejidos, algo fácil de percibir cuando la zona luce enrojecida, reseca y con poca elasticidad; en esta situación es mejor suspender la aplicación y consultar a un especialista en productos de belleza o un dermatólogo para que aconseje un producto con ingredientes más suaves.Un remedio casero ampliamente extendido para aclarar la piel de las axilas es el jugo de limón, el cual da buenos resultados al aplicarlo directamente y dejándolo actuar durante la noche por 15 días; puede utilizarse a la vez que se aplica una crema con hidroquinona (sin mezclarlas) y, por supuesto, no se aconseja luego de que la piel fue depilada o rasurada.Una buena recomendación en general consiste en utilizar crema humectante después del baño o luego de la depilación, ya que como otras partes del cuerpo las axilas necesitan este tipo de cuidados para ser más resistentes al efecto de la luz solar y otros factores que la maltratan y resecan.Finalmente, si además de las manchas existe ardor e irritación en la piel es posible que se trate de una infección bacterial o reacción alérgica a algún producto, en cuyo caso será necesario suspender el uso de aquellos artículos sospechosos y, sobre todo, consultar a un dermatólogo para determinar las causas con exactitud.Considere todos estos consejos a fin de evitar molestias en esta delicada parte de la piel, que también merece atención y cuidado para lucir saludable y en plenitud; recuerde, no sirve de nada esperar a que el problema se resuelva solo ni dejar de actuar por pena.Fuente: saludymedicinas.com



Fuente:

Info7

13/07/09



No olvides visitar