miércoles, 15 de julio de 2009

Las reglas de etiqueta para el celular


Una encuesta de Intel revela los comportamientos molestos de la gente al usar dispositivos móviles; la sociedad se encamina a definir si es correcto o no hablar en el sanitario o mientras se conduce.

Casi el 75% de las personas encuestadas por Intel dijeron odiar que la gente use el celular mientras conduce. (Foto: Jupiter Images)

NUEVA YORK — ¿En qué punto se rebasa la línea del comportamiento apropiado con el teléfono celular? ¿Está bien hablar en un restaurante lleno de gente o en un elevador? O, ¿qué me dicen de interrumpir una conversación real, cara a cara, por contestar una llamada?
También hay un tipo de comunicación que no requiere de la voz; ¿es aceptable caminar mientras mandas un correo electrónico?, ¿chocar con la gente en la banqueta? Mandar un mensaje desde el escusado: potencialmente no es higiénico, y definitivamente es asqueroso, pero, ¿es aceptable? ¿Estar metiendo las manos al bolsillo cada vez que vibra tu BlackBerry es grosero?
La tecnología avanza según la Ley de Moore, pero la forma en la que incorporamos a los aparatos en nuestras vidas progresa intermitentemente y poco a poco. Los teléfonos celulares han pasado de ser novedad a ser omnipresentes en tan sólo un par de décadas, y esta ubicuidad ha engendrado una cacofonía de voces, timbres, vibraciones y pitidos. Mientas tanto, aún estamos definiendo nuestro sentir con respecto a las normas sociales asociadas con las nociones de urbanidad y buenas costumbres. Lo que necesitamos es una declaración de derechos que enliste los preceptos que nos permitan convivir en paz.
Si un sondeo reciente de Intel puede servir como lineamiento, entonces el primer mandamiento del comportamiento con los teléfonos celulares sería: "No mandareis ni leeréis mensajes mientras conduces".
Según una encuesta para la compañía, conducida por Harris Interactive, más del 90% de nosotros tenemos algún malestar con respecto a la forma en la que la gente usa sus teléfonos. Casi tres cuartas partes de las 2,000 personas encuestadas dijo que le irrita la gente que manda mensajes de texto o envía correos electrónicos mientras maneja. Más del 60% de la gente dijo que la gente habla muy fuerte por teléfono en público. Más de la mitad dijo que les molesta ver a la gente usando sus teléfonos celulares en restaurantes, y cerca de la mitad dijo sentirse igual cuando esto pasa en salas de cine.
El 41% mencionó el uso de los teléfonos celulares en tiendas de autoservicio como su motivo de queja favorito, y el 26% encuentra repugnante a quienes hablan y mandan mensajes de texto en baños públicos. Es interesante que sólo el 38% de los entrevistados aceptó tener alguno de estos hábitos indeseables.
La gerente de educación de consumo de Intel, Becky Emmett, dice que este problema no se limita al uso de celulares y teléfonos inteligentes; con redes Wi-Fi disponibles en todos lados, el comportamiento con las computadoras portátiles es igualmente horroroso.
"La gente mencionó haber estado en un lugar público y ver a la gente escuchar una película o ver un video sin usar audífonos. Algunos estaban viendo entretenimiento para adultos. Todos hemos visto este tipo de cosas", dice Emmett. "Lo que he aprendido es que la adopción de la tecnología ocurre mucho más rápido que la adopción de las etiquetas sociales; tenemos estos dispositivos que llegaron de repente al mundo, y de ahí todo queda en el ensayo y error hasta definir cuáles serían las normas culturales".
¿Qué hace Intel llevando a cabo un sondeo sobre normas sociales? Emmett dice que la compañía quiere formar parte de las conversaciones con respecto a la tecnología, por lo que es importante mantenerse al tanto de cómo se siente la gente con respecto a la invasión de dispositivos en nuestra vida. Es igualmente importante entender cómo se usan estas nuevas tecnologías.
Por su parte, Emmett cree que nosotros, como sociedad, estamos fijando límites de forma orgánica y, eventualmente, los hábitos irritantes quedarán de lado.
"Si observan el caso de los celulares, la gente se portaba de una forma realmente apropiada cuando apenas empezaron: hablaban sólo en privado, como si estuvieran teniendo una conversación en su casa. Ahora todos tienen un teléfono celular y estamos en el clímax de lo inapropiado", dice.
"Pero es como una mentalidad de jauría", dice. "Los perros corrigen los malos comportamientos de los perros que hacen algo malo. Tal vez estamos hasta el fondo del problema; sólo se necesita un poco de tiempo para acostumbrarnos, creo que podemos ponernos al tanto".
Ojalá.


Fuente:

CNN Expansion.com

15/07/09



No olvides visitar