martes, 16 de junio de 2009

A cada edad unos cuidados básicos: de 20 a 30 años


Nuestra piel no está igual a los 20 que a los 40 por ello sus necesidades no son las mismas. A los 20 años la piel y el pelo aún no padecen los estragos causados por el Sol, manchas, arruguitas, desecación, etc..
La clave está en seguir tres pasos que son validos para cualquier edad y tipo de piel, que son la limpieza, la hidratación y la protección solar y combinarlos con otros consejos dependiendo de la edad que tengamos.
Ese va a ser el objetivo de esta serie de posts, donde vamos a intentar dejar claro los consejos básicos que debes tener con tu piel dependiendo de tu edad. Hoy será el turno de los cuidados que hay que tener si ya has pasado de los 20 años y aún no has llegado a la treintena.
Cuando tenemos veinte años la piel está fresca, joven, luminosa y tersa, por lo que mucha gente cae en el error de olvidar los cuidados básicos de belleza, cuando lo correcto sería todo lo contrario, es decir, mantener y prolongar esa frescura.
Todos los días (y digo todos los días) por la noche antes de acostarnos debemos limpiarnos el rostro, así eliminaremos el maquillaje y toda la suciedad que se nos haya ido adheriendo a la piel durante el dia. Podemos hacerlo con un gel limpiador suave, nunca con toallitas desmaquillantes porque son muy agresivas por su alto contenido en detergente, sólo usarlas en casos puntuales ya que es mejor eso que irse con todo el maquillaje a la cama.
La exfoliación es muy importante realizarla una vez a la semana, eliminaremos las células muertas y mejoraremos la penetración de las cremas. Si se trata de una piel muy sensible con tendencia a las rojeces debes prolongar más el tiempo de exfoliación.
Tras la limpieza debemos aplicarnos una buena crema hidratante, será nuestra mejor aliada. Para las pieles grasas cremas oil free (sin aceite) para no obstruir los poros; si por el contrario se trata de una piel seca puede ser una crema más untuosa. Se debe aplicar por la mañana y por la noche.
La protección solar no puede faltar a ninguna edad y en ningún momento del dia, así evitaremos todos los daños que el sol causa sobre nuestra piel. Debemos acostumbrarnos a aplicar un protector solar después de nuestra crema hidratante y antes de salir de casa, incluso los días nublados. Al cabo de los años nuestra piel nos lo agradecerá.
En los próximos días continuaremos con esta serie de posts, y nos adentraremos en los cuidados para tu piel si ya has entrado en el club de los 30 y sus primeras arrugas.


Fuente:

Arrebatadora

16/07/09



No olvides visitar