miércoles, 17 de junio de 2009

Los Cosméticos


Desde sus orígenes, el hombre y la mujer se han pigmentado la piel con colorantes vegetales y minerales. En la antigüedad, este ritual de maquillarse el rostro y el cuerpo se utilizaba generalmente en tres ocasiones: Para la preparación de rituales religiosos; para asistir a la guerra o constantemente, como símbolo de poder.
Hoy en día, el uso del maquillaje se emplea con fines estéticos, para cuidar la salud cutánea e incluso para ocultar lesiones o deformaciones. Existe una amplia gama de cosméticos en el mercado, algunos efectivos, otros no tanto, es por eso que debemos (en especial las mujeres que son las que los usan más), poner atención a la hora de comprar el maquillaje y sumo cuidado al aplicarlo, ya que cualquier descuido podría llevarla a acudir al médico.

Buena parte de las consultas de este tipo, se deben a dos factores fundamentales: en primer lugar, por no haber hecho un análisis sobre los beneficios y desventajas de cada producto. En segundo término, a errores en el uso. Así, el exceso del producto sobre la piel o la falta de conocimiento sobre la forma en que deben retirarse los cosméticos, pueden alterar la estabilidad de la epidermis.

Consecuencias del maquillaje
Un ejemplo de estas anomalías es el acné que en ocasiones, en las mujeres no está determinado por factores hormonales o alimenticios, sino por exceso de maquillaje, taponando la respiración de la piel y generando cúmulos de grasa que dan origen a los brotes. De la misma forma, pueden producirse diversas reacciones en la piel que pueden incluir dermatitis, erupciones, escozor y sensibilidad en la piel.

Sabiendo los problemas que puede ocasionar, cabria preguntarse... ¿qué tan buenos son los cosméticos para la piel?

La respuesta de los expertos es categórica: no sólo son buenos, sino que son indispensables por cuatro razones fundamentales:

-- El maquillaje aporta a la piel elementos que permiten suavizarla.

-- El maquillaje aporta principios activos para la regeneración de células.

-- El maquillaje aporta agua y otros elementos para hidratar la piel.

-- El maquillaje aporta alimento para la piel. Sin embargo, un error en el proceso de selección puede resultar peligrosamente dañino. Por ejemplo, si una crema hidratante para piel grasosa, es utilizada por alguien con piel seca, puede causarle erupciones y escozor, pues contiene principios activos, cuya función es secar y cicatrizar la dermis.

Cosméticos y hábitos básicos
Existen dos tipos básicos de cosméticos:

Cremas faciales –y corporales– y Maquillaje: Todas las personas deben utilizar las cremas faciales desde temprana edad. Desde la niñez y, sin excepción, se debe utilizar un bloqueador solar si se quieren evitar problemas relacionados con cáncer de piel y con arrugas prematuras. Durante esta etapa se debe empezar a forjar en las personas el hábito de limpiar el rostro en la mañana y en la noche.

Durante la adolescencia las personas además de limpiar debidamente la piel para evitar en lo posible la aparición del acné juvenil, deben empezar a aplicar cremas humectantes suaves de día y de noche.

Cuando la piel se va haciendo madura va exigiendo mayor calidad del tratamiento. Por esto, las personas después de los 30 años deben empezar a utilizar cremas especializadas, obtenidas de extractos vegetales o minerales, de ahí que se encuentren cremas y geles para el contorno de los ojos, para el cuello, las arrugas de la boca y frente, y cremas para cutis grasoso, seco o mixto.

El maquillaje es otro tipo de cosmético comúnmente usado por las mujeres. Aunque no todas saben cómo usarlo ni cómo adquirirlo, su elección depende del poder adquisitivo de quien lo compra, de la cantidad y gusto de la misma y sobre todo, de la moda actual....


Fuente:

El Aviso.com

17/06/09



No olvides visitar