lunes, 29 de junio de 2009

Tener pareja, el secreto para encontrar la felicidad



Las encuestas claman a gritos una realidad: las personas que tienen pareja son más felices. Aunque muchos nieguen este hecho, todos anhelamos un amor correspondido.
El ser correspondido en el amor y disfrutar del sexo con la persona objeto de nuestras pasiones son factores que puntúan a favor de la felicidad. Pocas cosas resultan tan dolorosas como la ausencia de la persona querida, la soledad de un amor no correspondido o el estar unido a alguien por el que no sentimos nada. Por ello, el tener pareja sólo nos asegura nuestro bienestar si nos llevamos bien con ella. Las encuestas revelan mayores niveles de felicidad entre los que dicen tener una relación estable y duradera. Incluso son todavía más felices los que aún tienen a los hijos en casa.
Entonces ¿sólo los que tienen pareja son felices?, ¿sólo aquellos agraciados con las flechas de cupido disfrutan de la cara bonita de la vida?, ¿a los 'singles' se les tiene vetado este derecho?
La chispa de la vida
El tener pareja es un indicador importante a la hora de considerarse feliz. Aunque la mayoría de los encuestados considera que la salud es la principal condición para ser felices (37 por ciento), el amor es el segundo factor más importante, con un más que significativo 32 por ciento. El dinero (17 por ciento) queda relegado a un discreto tercer puesto, lo que indica que las cosas materiales no nos llenan en la vida.
Del 73 por ciento de los entrevistados que tienen pareja, el 82,7 por ciento se considera “muy feliz”, frente al 17,3 por ciento de los que no tienen una relación. Es más, las personas que viven en hogares de entre dos y cuatro miembros se consideran más felices que las que están solas. Por su parte, el 14,5 por ciento de los que se declaran pocos felices viven solos, frente al 5,1 por ciento de los que dicen ser muy felices.
Los hombres, los que más sufren por la soledad
Una encuesta realizada por un portal alemán de búsqueda de pareja (Liebe.de) reveló que los hombres son los que más sufren cuando están solos.
Más de un tercio de los varones solitarios encuestados deseaban una pareja para compartir su vida. Nada de ir de flor en flor, abogaban por una relación estable y seria. Otros estudios señalan “niveles significativamente más altos de soledad en todas las escalas: social, familiar y romántica” entre el sexo masculino que entre el femenino.
Después de una investigación por parte de la Universidad del País Vasco (UPV), donde se analizaron los aspectos sociales, familiares y amorosos de 517 personas, en su mayoría divorciados, basados en la Escala de Soledad Social y Emocional para Adultos (Scale for Evaluation of Social and Emocional Loneliness in Adults SESLA-S), los especialistas españoles no dudaron en afirmar que “los hombres se sienten más solos que las mujeres”. Dirigido por Sagrario Yárnoz, miembro del Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico.
El estudio también reveló que son los divorciados quienes tienen el nivel de soledad romántica más bajo.
Todos estos datos también son avalados por la experiencia de los abogados, muy acostumbrados a ver casos en que hombres recientemente divorciados, se vuelven a casar en un plazo mínimo de tiempo, por miedo a estar solos.
Reinciden mucho más, en esto del matrimonio, sobre todo cuando ya se tiene una edad. Superado el umbral de los 50 años, el hombre siente pavor a la soledad, mientras que para las mujeres de su misma ‘quinta’ la felicidad reside en otro pilares de la vida (familia, amigos…).
En esta misma línea se encuentran los estudios de Jack Pannksepp, químico de la Universidad Estatal Bowling Green, que afirma que en sus investigaciones se ha evidenciado que el cerebro produce opiáceos (grupo de químicos similares a las sustancias adictivas contenidas en ciertas drogas) cuando una persona se encuentra en trance profundo de enamoramiento, lo que le lleva a un estado transitorio de felicidad.


Fuente:

Terra.com

29/06/09



No olvides visitar