miércoles, 10 de junio de 2009

Involucra a tu pareja en el cuidado del bebé


Ciudad de México (México). Ahora, cada vez más a menudo, podemos encontrar a hombres que dedican parte de su tiempo a ayudar en casa con las tareas domésticas, están involucrados en el cuidado de los hijos y en la educación. En épocas pasadas esto sucedía muy raramente y eran las mujeres las que se ocupaban al 100 % del cuidado de los hijos, mientras que los hombres trabajaban fuera de casa.Debido a la incorporación de la mujer al trabajo, los hombres han tomado un papel activo en el cuidado de los bebés y las tareas se comparten de modo equitativo entre los dos miembros de la pareja. La falta de costumbre en los padres Aunque cada vez son más los casos de educación y cuidados compartidos, todavía existen muchas parejas en conflicto respecto a este tema y libran una lucha diaria entre ellos debido a la acumulación de tareas y a la poca de los padres. Para no caer en esta situación, será útil comenzar desde muy pronto a reeducar a nuestra pareja. Muchos de nuestras parejas han sido educados por sus madres de un modo que les hace difícil adaptarse a otros tiempos y a otras circunstancias.La madre les hacía todo en casa y ellos llegaban de estudiar o trabajar con todo hecho y no tenían ninguna responsabilidad respecto a las tareas domésticas. En estos casos es donde tenemos que incidir más a la hora de concienciar a nuestra pareja.Hay que reeducarlesYa desde el noviazgo será importante que expongamos qué es lo que esperamos de él llegado el momento y como pensamos que se podrían repartir las tareas. Es importante que vaya aprendiendo las tareas domésticas ya que llegado el momento la madre no podrá enseñarle, por eso es mejor que aprenda cuanto antes y que se habitúe a hacerlo y se convierta en rutina.Cuando os vayáis de vacaciones o salgáis de fin de semana delega las tareas y enséñale a ayudarte en las cosas que haya que hacer en la residencia de vacaciones, así sabrá a que atenerse cuando compartáis casa y vida. Poco a poco puede ir haciendo tareas sencillas y rutinarias de tal manera que resulte un desahogo cuando tengáis un hijo y estéis más atados.


Fuente:

Terra.com

10/06/09



No olvides visitar