lunes, 15 de junio de 2009

Ciertos tips permiten lograr miradas seductoras



Suena conocido: tener una mirada luminosa y unos ojos atractivos depende de cuán alejados mantengamos a los párpados hinchados y a las ojeras. Dormir mucho o muy poco puede incidir directamente en la aparición de estos dos factores enemigos, pero también agentes externos como el estrés, la contaminación, el sol, el tabaco y la mala alimentación.
El contorno de los ojos es especialmente sensible: además de estar sometido a todos estos factores, es propenso a desarrollar líneas de expresión. Con emociones tan cotidianas como las sonrisas y guiños aparecen esos conocidos pliegues. Suena negativo, pero sin embargo existe solución, porque no hay nada que un producto de tratamiento (crema) y un buen maquillaje no pueda esconder. Es preciso tener claro que antes de echar mano a los cosméticos es necesario preparar la piel de esa zona. ¿Cómo?
La formadora de Lancôme, Eliana Muñoz, dice que en caso de hinchazón alrededor de los ojos, lo ideal es aplicar un tratamiento descongestionante por la mañana –que puede ser con cremas o remedios caseros (ver recuadro)– y un contorno de ojos por la noche. La hidratación no puede quedar de lado. Y para esos fines existen cremas específicas (geles o emulsiones) que son de contorno de ojos. Éstas sirven tanto para prevenir las arrugas como para atenuarlas y ayudar, así, a que la mirada brille.
El maquillador de Helena Rubinstein, Iván Morales, advierte que lo importante de limpiar e hidratar la zona es que al aplicar el maquillaje, éste se ve más natural. “No queda como una máscara”, dice. Importantísimo es entender que los tratamientos cosméticos no hacen el trabajo solos: alimentarse adecuadamente (frutas, verduras, lácteos y frutos secos, además de abundante agua), dormir bien (un adulto necesita entre siete y nueve horas), dejar de lado la sal (retiene líquido en el contorno de ojos), evitar las largas exposiciones al sol (porque envejece prematuramente) y tratar de evitar el estrés (saber vivir sabiamente) son puntos cruciales para lograr ojos luminosos.
LA MIRADA PERFECTALuego de incorporar una rutina con productos de tratamiento adecuados, podemos pensar en el maquillaje.
Las pestañas son muy importantes: éstas pueden cambiar completamente el look. Lo mejor es aplicar la máscara desde la raíz hasta la puntas con movimientos en zig-zag. La tonalidad depende de cada estilo: el negro es el tono clásico por excelencia; el café logra una mirada más dulce, suaviza los rasgos y proyecta un efecto más natural; y el azul, más llamativo, logra ojos más grandes al resaltar el blanco propio de éstos.
Otro tema clave son las sombras. Cuando son en polvo, permanecen más tiempo en los párpados, sobre todo si antes se humedece el pincel. En crema se secan más rápidamente, aunque se les puede añadir una gota de agua para devolverles consistencia. Es inevitable que al pestañear la sombra se corra debido a la grasa natural de los párpados; para evitarlo, se aconseja poner un poco de talco antes.
Lo ideal es aplicar dos tonos: uno claro que abarque todo el párpado hasta el hueso de las cejas, y otro más fuerte, de la misma gama de colores, para reforzar el pliegue del ojo. Para las ojeras hay trucos: es mejor optar por sombras en tonos cafés y gris humo, nunca tonalidades azules y verdes porque las acentúan.
Tener unas cejas bonitas también es crucial. El que sean pobladas no es un problema, sino todo lo contrario: le dan un aspecto más juvenil al rostro y acentúan la mirada. Para quienes necesiten rellenarlas de manera rápida y fácil, se recomienda utilizar sombra café en polvo (un poco más clara que el color natural de las cejas). Lo mejor es sellarlas con un gel especial, con laca o con una máscara transparente.
Para lucir una mirada fuera de serie, el delineado es básico, y el lápiz de punta fina y cremosa es el principal aliado. Se recomiendan trazos mínimos, bien pegados el uno al otro y lo más cerca posible de las pestañas superiores e inferiores. En el caso del delineador líquido, es esencial tener un buen pulso. El truco está en dibujar pequeños puntos a lo largo del borde del ojo y luego difuminar. Si lo que se busca es profundizar más la mirada, hacer estas líneas más gruesas.
SOLO PARA OJOS Existen ciertos trucos de maquillaje que sirven para levantar la mirada en pocos minutos, y la make up artist de L’Oréal Paris, Joyce Power, los resume en seis, no sin antes recordar que los colores oscuros ayudan a profundizar y achicar, y que los claros aportan volumen y espacio.
Para agrandar ojos pequeños se debe usar una sombra clara y luminosa, y luego delinear con un lápiz color blanco o piel en el borde interno del párpado inferior y debajo del nacimiento de las pestañas inferiores. Para marcar la profundidad del ojo, es necesario usar un color más oscuro arriba de la línea del pliegue del párpado. Todo queda mejor acabado si aplicamos máscara arriba y abajo.
Si se tienen ojos grandes, hay que partir por iluminar la parte más hundida del ojo con una sombra clara, y los ángulos externos del ojo con colores oscuros. También es recomendable delinear con un lápiz oscuro el interior del ojo, tanto por arriba como por abajo. La máscara de pestañas debe ir sólo arriba.
Para disimular los ojos juntos, hay técnicas: las sombras claras o iluminadoras tienen que ir en la parte interna del párpado porque dan la sensación de amplitud entre uno y otro ojo. La zona externa es la que se lleva los tonos oscuros. El borde superior e inferior de las pestañas deben delinearse con lápiz negro o café, claro que sólo de la mitad hacia afuera. La máscara, en este caso, sólo va en la parte externa del ojo, evitando la zona del lagrimal.
Si tenemos ojos separados, la sombra oscura o intermedia va en todo el párpado móvil; la sombra clara (hay que evitar las nacaradas), en la zona exterior del párpado. Al delinear hay que hacerlo en el ángulo interno (desde la mitad del ojo hacia el lagrimal). La máscara se debe poner en las pestañas superiores e inferiores, pero intensificando en la parte interna del ojo.
Los ojos saltones tienen remedio. En este caso, la sombra clara debe ir en todo el párpado superior, y la sombra oscura en la zona móvil de éste. El delineador oscuro debe ir en las pestañas superiores e inferiores, difuminando la línea que queda debajo de las inferiores. Es preciso tener claro que no debe ir en todo el contorno, ya que de lo contrario los ojos se verán más redondos.
¿Y los ojos caídos? Para estos casos es necesario resaltar los extremos exteriores con una sombra oscura, preferentemente en tonos mate, en la zona externa superior del ojo. Para la mitad interna se eligen colores neutros. ¿El delineador? Debe marcar el borde interno del párpado inferior.
LOS LOOKS DE LA ALFOMBRA ROJASiempre hay más de algún ícono femenino de Hollywood cuyos ojos se ven envidiables. ¿Cómo lo hacen? Angelina Jolie luce una marcada línea sobre los párpados superiores, pero sin llegar hasta el lagrimal: le da un efecto gatuno. Beyoncé se delinea sobre el párpado superior en negro, da volumen a sus pestañas con máscara y en el párpado inferior se dibuja con el color de la sombra que lleva. La guapa Rachel Bilson (The OC) dibuja una línea cerrada que rodea todo el contorno del ojo y con un ligero difuminado en el ángulo exterior. El look más explotado por Penélope Cruz es delineado por todo el ojo, pero con la línea superior un poco más gruesa. Jennifer Lopez luce un delineado simple en el párpado superior, lo que agranda el ojo y lo hace más sofisticado.


Fuente:

La Tercera.com

15/06/09



No olvides visitar